¿Sin tetas no hay paraíso?

27.06.2014

Y así se obsesionaron cada vez más por su aspecto físico, descuidando su crecimiento interior… La observación de Maitena “Discúlpeme doctor ¿pero dónde se inyecta el colágeno para rellenar el vacío interior? nos hace reflexionar sobre la rigidez de la belleza que impone la sociedad.

Hace  algunos años viajé a Medellín  para cubrir Colombia Moda. Bajé del avión con mi mochila, zapatillas y jeans. Jamás se me ha cruzado por la cabeza viajar con taco aguja. De pronto vi a varias  mujeres con el  pelo planchado, tacones altísimos, pestañas postizas, cual pasarela descendiendo de los aviones  en el aeropuerto. Pensé que obviamente eran modelos que iban camino a un desfile. Tenían cuerpos delgados y con implantes  y no eran  modelos eran ciudadanas de a pie, ni tampoco solían lucir así exclusivamente durante la semana de la moda. Me preguntaba a qué se debía este fenómeno social.

Días después conversé con quien en ese entonces era el alcalde de Medellín, Sergio Fajardo, y le pregunté “¿Por qué se le da esa extremada importancia al aspecto físico de las mujeres en Medellín?” Y me contó que muchos años atrás cuando “los traquetos” (narcotraficantes) eran quienes tenían la mejor posición social en la ciudad y traían a sus parejas de los Estados Unidos, las mujeres aspiraban a ser como ese estereotipo importado. También me comentó preocupado que el 13% de la población femenina era bulímica o anoréxica. Y así  se obsesionaron cada vez más por su aspecto físico, descuidando su crecimiento interior. La ambición de una quinceañera era que el papá le regale el implante de busto o la liposucción. Fajardo me comentó que la implementación de políticas públicas para mitigar el problema y promover la autoestima de la mujer medillinense, ya estaba poniéndose en marcha.

El hecho es que yo no veía ese problema con tal protagonismo en  Lima, hasta hoy. ¿Qué entiende la sociedad por mujer? y ¿Qué entiende la mujer por ser mujer?.

Pienso que no hay nada de malo en hacerse una discreta operación estética o comprar un simpático set de maquillaje; pero ya caer en el fanatismo y hacer de eso un objetivo de vida, es perder el rumbo. Me encanta la moda, y considero que las mujeres somos más lindas si nos percibimos como cuerpo, alma e intelecto.

Estuve investigando sobre este concepto y encontré en el ciberespacio la campaña de Dove. Uno de los spots televisivos presenta como la mujer desde niña, es bombardeada por el discurso publicitario “You must be like that”, y la sociedad le obliga a encajar a como de lugar en el estereotipo. Fatalmente la niña está expuesta a creerlo si es que sus padres no le enseñan que significa ser bella.

0 Comentarios

Coméntame!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *