“Los cuatro acuerdos”

03.12.2013

Una de las cosas que más disfruto de la vida es conversar con mis amigas, y en uno de esos cafés en que el tiempo se queda corto para la buena charla, salió a la conversa el tema del “teléfono malogrado” … que muchas veces se basa en el venenoso chisme.

El hecho es que mi amiga me sugirió leer “Los cuatro acuerdos” de Miguel Ruiz; el libro está sustentado en la sabiduría tolteca, cultura arqueológica mesoamericana cuyos principales centros ceremoniales fueron Huapalcalco en Tulancingo y la ciudad de Tollan-Xicocotitlan, localizada en lo que actualmente se conoce como Tula de Allende (estado de Hidalgo, México[1]).

Los cuatro acuerdos son una guía para hallar el equilibrio con uno mismo y con el entorno que nos rodea; este conocimiento ya se haya en cada persona, pues somos en nuestra más pura esencia seres de luz. Miguel Ruiz, hace referencia a un “parásito” que se encuentra en las mentes de las personas y que ha sido inculcado por las sociedades generación tras generación “el miedo”. ¿Cómo combatirlo?, he ahí donde entran a tallar los cuatro acuerdos.

 

Sé impecable con tus palabras, la palabra tiene poder, si decimos cosas agradables o desagradables en nuestro diálogo interno o se lo decimos a otra persona, estamos decretando y por ende transmitiendo energía. Eso quiere decir ¡no al raje!, ¡no al chisme! y sí a las palabras que bendigan.
No te tomes nada personalmente. Cuando alguien nos hace algún “daño” con o sin intención, simplemente está reflejando lo que esa persona es en su alma, eso quiere decir que no somos responsables de lo que los demás piensen a cerca de nosotros. En consecuencia no necesitamos de la aprobación de los demás para ser felices.
No hagas suposiciones. “¡Hoy me miró feo  mengana!” ¿Y qué tal si menganita se pasó la noche en vela estudiando o trabajando y simplemente está cansada o estresada y el problema no es contigo? Por eso en vez de suponer pregunta de manera asertiva y en el momento adecuado.
Haz siempre tu mejor esfuerzo. Para estar satisfecha contigo misma da tu 100% desde las acciones más simples hasta las tareas más desafiantes

 

En conclusión entrégate al amor incondicional que ya está en tu alma. Tu misión en esta vida es amar y ser feliz. ¿Te quedaron dudas? ¡A leer los cuatro acuerdos!, obviamente los acuerdos son contigo misma.

0 Comentarios

Coméntame!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *