Alza la mano por tu dignidad mujer #niunamenos

13.08.2016

Hace  años comencé a trabajar en una oficina que defendía al medio ambiente, leí bien el anuncio “Excelente clima laboral, Consultora en Cambio Climático busca Comunicadora”. Primer día de trabajo nuevo ¡Bienvenida! Ella es tu jefa, me dijeron. Camila era super respetuosa pero el jefe de mi jefa, Paolo era bastante confianzudo. Siempre pienso en lo bueno de las personas al conocerlas y eso sucedió con Paolo hasta que noté que se me aproximada demasiado amistosamente. Decidí enfrentar al agresor  “Acoso sexual laboral se llama con todas sus letras… Señor” – Le dije . He escogido este día en que si #tocanaunanostocanatodas para dar mi testimonio #niunamenos. Sigue leyendo por favor que este post tiene que ver con tu historia.

Lo que pasó inmediatamente es que Paolo negó  haberme siquiera insinuado algo, seguidamente fui donde la directora:

M- Señora esto es urgente, se trata de Paolo, me está acosando

Directora- ¿Cómo lo sustentas?

M- Me ha invitado al malecón a caminar para una  “reunión laboral”, me saluda de beso en la mejilla que hasta ruido hace y me siento bastante incómoda porque está invadiendo mi espacio. No tiene porque tocarme del brazo cuando me saluda, no soy su amiga, ni su enamorada, ni pretendo serlo (¡¡ajjj!!¡¡que asco!! para mis adentros). Es una relación exclusivamente profesional, Paolo intenta pasar los límites y parece que no entiende el lenguaje verbal y no verbal ni un NO por respuesta.

a16e804af27b158d6293727e4aadf513

D- Voy a hablar con Paolo rápidamente Milagros, no te preocupes, esto lo manejo yo- Me dijo supuestamente segura de lo que decía.

Dos horas después sonó mi anexo, era una llamada de Paolo, en la que me convocó a su oficina. “En la sala de reuniones”, le respondí educadamente… y ya presentía lo que este patán iba a decir.

P- Milagros, me he enterado que le has dicho a la directora que  te he estado acosando y no es cierto, ya sabes que soy “muy sociable”. Es mejor que abandones tu cargo Milagros- me dijo sin más con su cara de cínico.

M- ¿Es este un lugar que trabaja por el cambio climático, los derechos humanos y abusas de tu poder de esta manera machista tan repugnante para sentirte importante?¡ Que contradictorio profesional eres  y que moral tan baja tienes!- Expresé ¿Osea que para ganarme mi puesto “tengo que ser tu amiguita”? Muchas gracias por despedirme Paolo, mi integridad como mujer y mi paz no son negociables.

Acto seguido me llamó la directora para pedirme disculpas en nombre de la empresa y de Paolo. Puedo asegurar que la señora estaba roja y que le temblaba la voz al decirme que tenía que irme porque Paolo era accionista mayoritario y que él tenía la palabra final.

Hablé con recursos humanos sin pelos en la lengua. Me dieron un cheque con mi liquidación, cogí mis cosas y me fui; eso sí antes de ello mi jefa directa y mis compañeros de oficina me hicieron una reunión de despedida, ya estaban  al tanto de lo ocurrido. No le guardo rencor a Paolo les dije, más bien me da lástima… pobre sujeto que se siente tan poca cosa para comportarse así, tengan cuidado y háganse respetar- les advertí. No tengo porque aguantar a un maltratador.  Hay chicas que aguantan a tipos como este – y a peores- en sus centros laborales, porque tienen carga familiar o porque si dejan de trabajar un día no comen, pero nada es más importante que la dignidad de una persona ¡Denunciemos!

¡Oh casualidad! al siguiente mes despidieron a otra comunicadora y luego otra más y la lista seguía. Hoy después de tanto tiempo no me importa saber que fue de Paolo ni de la empresa. Hasta ahora mantengo comunicación con algunos compañeros que Dios me dio la gracia de conocer, porque estuvieron ahí conmigo en ese momento que sentí tanta impotencia. Lo que sé es que empresas así no crecen, no van a ningún lado porque el capital más importante de cualquier institución es el capital humano. Hombres y mujeres merecemos ser tratados por igual. Tenemos el deber de respetarnos a nosotras mismas, de tratar a los demás como quisiéramos ser tratadas y el derecho de hacernos respetar. Después de eso me fui de aquella empresa con la frente en alto, me dio rabia, lo admito. Lo más importante es que hoy al escribir mi testimonio no tengo nudos en la garganta ya que hablé en su momento.

228979962273660474_3Yvlcbwx_c

Me encantaría haber ido a la marcha contigo amiga, no obstante no  podré ir ya que me comprometí hace mucho para cubrir un evento y no es posible un cambio de fecha. Mujer que me lees uno mi voz a la tuya, mujer que ya estás en el cielo porque tu pareja te mató, porque tu padre te violó, porque te asesinaron por mochilear sola por el mundo, porque te dejaron los ojos morados porque a él le dieron “celos”, porque estás encarcelada injustamente, porque te “piropearon” en la calle o te metieron la mano “por usar falda” en el bus, porque él te humilló y te insultó supuestamente aludiendo a su miembro viril y a que por ser mujer “eres el sexo débil”. BASTA, no eres débil por ser mujer ya que tienes un propósito  divino para venir al mundo y ser llamada MUJER.

(Esta es una historia real, los nombres de los personajes han sido cambiados excepto el mío).

Hoy sábado 13 de agosto de 2016 alzo mi voz desde Lima, Perú, desde mi teclado a través de mi blog Mi Cartera Infinita,  y me uno en espíritu a la marcha #niunamenos. Aquí te dejo el mapa del recorrido, dale click al link

Gracias por leerme, por marchar por mí, por tí, por nuestras antepasadas, por nuestras familias, nuestras conocidas, por nuestra historia, por las futuras generaciones. Estoy contigo, estás conmigo, #juntassomosfuerza#somosmujeres #niunamenos #somosvida #somosamoruniversal #somosesperanza #somospaz  #somosrespeto #somosdignidad #nostocanaunanostocanatodas. Te invito a compartir en este espacio tu sentir y a expresar tu voz.

 

 

0 Comentarios

Coméntame!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *